+351 911 146 146 info@tugatrips.com

¿Vinos portugués? – Las mejores regiones y vino para todos los gustos

Jul 15, 2021

¿Quién diría que uno de los países más pequeños de Europa sería uno de los mayores productores de vino del mundo? Como otros países europeos, Portugal se encuentra íntegramente en las latitudes 30 ° y 50 °, la región del planeta que presenta las condiciones más adecuadas para el crecimiento y desarrollo de Vitis Vinifera, la uva de la que se produce la bebida.

Según datos del Wine Institute, Portugal tiene 180.000 hectáreas de su territorio inherentes a la producción de vino. Además de abastecer al gran mercado de consumo nacional, los vinos portugueses son apreciados en todo el mundo.

Si estás en Portugal y tienes dificultades para elegir un vino para acompañar tus comidas, hemos creado una pequeña guía que explica brevemente las diferentes regiones vinícolas (las mejores) de Portugal y los gustos más comunes de los vinos de cada una de ellas.

DOURO, lá región, el vino de Porto y la primera Denominación de Origen de Portugal

En cualquier parte del mundo desde donde esté leyendo esto, probablemente ya haya oído hablar del vino de Porto. El famoso vino fortificado portugués surgió con la necesidad de conservar la bebida que tenía como destino Inglaterra y que necesitaba recorrer un largo camino por el río Duero y el océano para llegar allí. Por eso se fortificó con aguardente (brandy elaborada con el orujo de uva). Este aumento de la popularidad de la bebida trajo consigo el problema de la falsificación, que se solucionó con la creación de la primera Demarcación de Origen de la historia en 1756 (por parte del Marqués de Pombal), diferenciando el verdadero origen del vino de Porto.

La región, clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se caracteriza por el paisaje de terrazas a lo largo del valle del río Duero, una forma de cultivo antigua y muy eficiente. El suelo del terruño es granítico y rico en pizarra, lo que lleva a las cepas a crear raíces profundas, a veces de unos 30 metros de profundidad, donde, además del vino de Porto, también se elaboran vinos blancos y tintos del Duero sin fortificarlos. El primero se caracteriza por ser fino, ligero, fresco y aromático, mientras que el segundo es aterciopelado, rico en color y aroma, y aún envejece de forma noble.

Lisboa – Tejo, producción de vino tradicional

Con un clima mediterráneo templado, con amplitud térmica reducida y algo de humedad manipulada por el río Tajo y protegida por las montañas, con suelos arcillo-calcáreos y arcillo-arenosos, esta región, que es también una de las regiones productoras de vino más antiguas de Portugal, reúne condiciones naturales únicas para la producción de vino. Hasta el día de hoy se utiliza pisada y la recolección se realiza en comunidad, además del uso de tapones de corcho tradicionales.

De esta forma, los vinos tintos presentan aromas complejos, color rubí y un nivel equilibrado de taninos; mientras que los vinos blancos se caracterizan por su color cítrico y su aroma fino y afrutado, donde destacan las frutas tropicales y melocotones, en ocasiones combinados con aromas florales.

Colares, viñedos resistentes

Muy cerca de la región de Lisboa pero tan únicos y distintos, se encuentran los viñedos que surgen de la arena: los viñedos de la región vinícola de Colares, la región demarcada más occidental de Europa continental y la región más pequeña productora de vinos tranquilos del país.

Inseguros del año en que comenzó el cultivo de la viña de Colares, sabemos con certeza que en 1154 nuestro primer rey Afonso Henriques ya cobraba impuestos a los habitantes de Sintra por el vino.

Pero es ya a mediados del siglo XIX cuando estos viñedos cobran especial protagonismo cuando llega a Europa la filoxera, una plaga que arrasó con la mayoría de los viñedos de Francia, Italia, Portugal y de todo el mundo. Ese pequeño insecto atacó las enredaderas de raíz. Y es precisamente por eso que los viñedos de Colares lograron sobrevivir: plantados a gran profundidad en suelo arenoso, estaban en un entorno muy poco atractivo para ese animal.

La profundidad de la plantación protege los viñedos de los vientos marinos, las brisas saladas y la humedad. La reducción de la producción que afectó notablemente a todo el país habrá impulsado una mayor demanda de vino de esta región. La carta de la Ley de 1908 que reconoce a Colares como vino regional, fue el diploma que creó la región demarcada, un patrimonio de un alto grado de rareza, si no única, en todo el mundo vitivinícola.

Además de ser elaborados en condiciones micro climáticas muy especiales, estos vinos provienen de variedades autóctonas, es decir, existentes exclusivamente en la Región.

El vino tinto de Colares todavía se elabora según técnicas tradicionales, estando compuesto aproximadamente en un 80% de uva Ramisco y un 20% de otras variedades. Este vino debe ser envejecido mínimo de 6 a 8 años y tiene un color marrón o dorado, en su sabor hay una complejidad aromática relacionada con frutos secos y frutos rojos, muy agradable. Su contenido de alcohol rara vez supera los 11,5 grados. La producción es muy escasa, no superando las 20.000 botellas al año.

En cuanto al vino blanco, la variedad es Malvasia de Colares que da lugar a vinos de color cítrico, aroma afrutado y floral y sabor ácido característico del mismo. Debe servirse fresco. La producción media anual ronda las 15 000 botellas, lo que la hace aún más escasa que la roja.

Alentejo, la mayor región productora de vinos en Portugal

Situada al sur y ocupando una porción de casi un tercio de Portugal, la región vinícola del Alentejo se caracteriza por sus extensas llanuras, suelos muy heterogéneos (arcilla, granito, caliza o pizarra), y altos niveles de insolación, que dan como resultado un perfecto enraizamiento de las plantas, conservando la acidez natural del fruto y permitiendo la maduración de la uva y una deseable acumulación de azúcares y colorantes en la piel de la uva.

De esta forma, es posible obtener dos calidades de vino: un vino tinto rubí, cálido, equilibrado, con una ligera astringencia y aromas de frutos rojos, y un vino blanco de color pajizo, con cuerpo, equilibrado y afrutado.

Dão, viñedos en el corazón de Portugal

Su nombre deriva del río Dão, que atraviesa la región que está rodeada en todas direcciones por montañas, tan altas que sus picos están cubiertos de nieve en invierno, y presenta terrenos graníticos de baja fertilidad. Las sierras condicionan el clima, protegiendo a las cepas de la influencia marítima y la acción directa del clima continental. El clima es similar al de la región de Toro, España, ideal para el cultivo de Tinta Roriz (conocida allí como Tempranillo).

Los vinos de Dão tienen mucha personalidad y suelen ser el resultado de cortes de diferentes variedades, y de uvas de diferentes altitudes que pueden variar de doscientos a mil metros sobre el nivel del mar, como en la Serra da Estrela, uniendo en un vino varios lotes. de productores de uva.

El vino blanco es bajo en alcohol, rico en ácido málico y muy afrutado, mientras que el vino tinto tiene buena capacidad de envejecimiento.

Vinho Verde – Región de Minho

Vinho Verde, nombre del vino y el nombre que se le da a esta región del Minho. Recibe su nombre por la vegetación verde que se encuentra en las costas locales, lo que ocurre debido al clima frío y lluvioso, influenciado por los vientos que vienen tanto del mar como del norte. Los suelos fértiles y predominantemente graníticos que cobijan las cepas centenarias son cortados por ríos que fluyen desde las montañas. Vinho Verde es la región productora más grande del noroeste del país.

Y es en esta tierra densamente poblada y con abundante suelo donde nació el famoso Vinho Verde. Con características únicas y cepas autóctonas, esta región elabora un vino blanco incomparable, ligero, joven, fresco y aromático. La bebida es apta para los más variados tipos de ocasiones y va muy bien con ensaladas, pescados, carnes blancas, salsas cítricas, verduras, mariscos y sushi.

Fuera de Portugal es común encontrar Vinho Verde blanco, pero en el país las variedades tinto y rosado son las más frecuentes. En los restaurantes y entre los habitantes de la comarca, el rosado es el más solicitado, ya que es la combinación perfecta para acompañar las típicas sardinas asadas.

La historia de la vinificación portuguesa sigue una larga tradición, conquistando una posición merecida por la diversidad y alta calidad de sus vinos. Por ello, y gracias al gran gusto de productores y conocedores, estos ejemplares se han hecho famosos a nivel mundial.

Conociendo las principales regiones vinícolas de Portugal, sin duda es posible probar grandes etiquetas y aprovechar esta oportunidad de estar en gran compañía.

¡Comparte con nosotros qué vinos portugueses has probado y cuál te gustó más!

0 comentarios